miércoles, 16 de julio de 2014

CRÓNICAS DESDE ÁMSTERDAM, JULIO 2014 (II)

Miércoles, 9 de julio de 2014
Durante más de una hora he estado ausente del tiempo buceando en la tranquila librería de Meck & Holt (Osdorp). Apenas han entrado más clientes, caminando en solitario, paraguas en mano, de uno a otro lado, escuchando mis pisadas sobre el entarimado. Subo finalmente hasta la sección de poesía por unas escaleras de madera, de un sonido agradable y acogedor. Encuentro interesantes poemarios, algunos de los años ochenta e incluso setenta, la mayoría sin precio marcado, otros aún en florines. Cuando bajo con cinco o seis libros para preguntar el precio, uno de los dueños siempre me comenta lo mismo, a modo de advertencia: Ja, poëzie is heel duur! (¡Sí, la poesía es muy cara!). Finalmente adquiero una plaquette de Hugo Claus (deben ser de los últimos poemas que publicase en vida), una antología del alemán Günter Grass (en neerlandés) y un brevísimo poemario edición bilingüe (frisón-neerlandés) de Tsjêbbe Hettinga, al que ya había leído en una de mis primeras antologías de poetas neerlandeses. Hoy he conocido que murió justo antes del comienzo de la primavera del año pasado. Traduzco parte uno de estos poemas: 

Tsjêbbe Hettinga (1949-2013)
Luz y día se funden a la vez
Como amores ciegos aquí, desnudos
Como el mar, salvajes como las olas varadas
En ojos cuyos ojos los piensan tapar.
Y desde lejos, viento en la lana, hierba engullida, ovejas invernales

Bajo tempestuosas
Golondrinas de mar, gaviotas sobre la marca de la marea (...)

II - T. HETTINGA (Aan schor en Stad Niks voorbij, 2010)


Jueves, 10 de julio de 2014
Visita al Rijksmuseum. No existen adjetivos para describir todo cuanto he contemplado en tres horas, pues tratar de hacerlo sería caer en la redundancia; acaso inventar nuevas palabras sería la solución. Me han faltado dos horas más. Desde hace más de diez años no lo visitaba a causa de la larga reforma, que casi llegó a eternizarse, y el resultado es impactante. Los lugares en donde no existe exposición de obras se han integrado perfectamente con la parte principal del museo. Al entrar por el histórico paso de las bicicletas un trompetista interpretaba un standard de jazz; a la salida, otro músico la Toccata y fuga en Re menor de Bach, ¡con un acordeón! El interior del edificio se ha contagiado de la luz de la ciudad.
 
Me he acercado a la librería Joot Just Out of Time, especialista en arte, fotografía, literatura neerlandesa y modernas ediciones numeradas, pero se encontraba cerrada, y para más desgracia informan que sólo funcionará on line a partir de septiembre. ¿¡Qué pasa con las librerías!? 

Viernes, 11 de julio de 2014
Entre las dos y las cuatro de la madrugada sobre la ciudad han acudido todas las tormentas posibles,  pequeñas, mínimas, en apariencia inofensivas, desde los pueblos vecinos, desde la ribera del Amstel, desde el viejo río... hasta originarse la madre de todas las tempestades. El dormitorio ha estado iluminado por los relámpagos mientras se escuchaba el agua golpeando con violencia, acompañada de miles de rayos. En pleno centro de Ámsterdam, uno de ellos impactó contra un árbol, éste cayó y mató a una persona que pasaba por allí. Ayer mismo anduve por esa misma acera.

Tras esto, el día ha amanecido sin lluvia, húmedo y ligeramente cubierto; sólo algunos charcos certificaban lo ocurrido horas antes. De nuevo la luz más poderosa jamás vista, reinando sobre cada rincón, por muy oculto que se hallase. Para ir más rápido hasta el ayuntamiento para acudir al registro hemos cogido tranvía, autobús y metro, aunque finalmente no hemos avanzado en el tiempo (siempre la lucha contra Cronos). Paseamos por el Barrio Judío, esencia de una ciudad y un pasado no muy lejano: Waterlooplein, Mozes en Aäronkerk, el Stopera (el moderno edifico que alberga el Ballet y Ópera Nacional y el Ayuntamiento), la Sinagoga portuguesa (un importante número de judíos de la Península Ibérica huyeron a Ámsterdam en el siglo XV y XVII buscando la libertad religiosa que allí no existía, como los padres del filósofos Spinoza), el Hortus Botanicus, el Museo Hermitage de Ámsterdam, la Academia de Cine, el bellísimo Blauwbrug (Puente Azul), el Museo Histórico Judío, Zuiderkerk... y la Casa de Rembrandt... Rembrandt sobre todas las cosas. 

Sábado, 12 de julio de 2014
Por el canal Singel, un extenso y sobrio cortejo fúnebre frente a la iglesia Krijtberg, en donde se celebraba una boda, y un carrito con un bebé empujado por una mujer. Paradojas.

Pasear, visitar algunas librerías (las del Rijksmuseum y Stedelijk, Joot Just Out of Time, Antiquariaat Brinkman y Antiquariaat De Friedesche Molen, en el callejón que lleva mi segundo apellido), comer un arenque con pepinillos y cebolla, oler la comida de los cafés y observar a la gente tomando vino blanco al sol, leer un poema de Hugo Claus en el tranvía, sorprenderme al ver cómo un grupo de patos se acerca a mí, más tarde un conejo, y al final un cuervo. Día normal en esta ciudad con vida: muerte y entierro, boda y bebés.

Olas con las astillas
de navíos y flotas hundidas.
Olas de sal y fragancias
que en tierra en las casas de las viudas
el aullido de los perros ahoga. (...)

REGISTREREN III - H. CLAUS (Registreren, 1948)

Domingo, 13 de julio de 2014
Excesiva lectura atrasada para tan escaso tiempo: me pongo nervioso. Sigo con los poemas de Delphine Lecompte, con la que he intercambiado algunos mensajes. Poesía extraña y especial, profunda, tanto que parece un quiste de palabras en un texto enmarañado; sus versos basculan entre la mística de Hadewijch de Amberes (s. XIII) y el estilo iconoclasta de Hugo Claus (1929-2008), siete siglos que se mezclan en poco más de cien poemas, extensos, densos e inextricables, germinados sobre la psicología de algún trasunto de Freud en latentes pensamientos posmodernistas. ¿Seré capaz de descifrar los enigmas que esconden más allá de la traducción?
  
Paseo por la campiña: tierras planas, la mayoría hundidas bajo el reflejo de un cielo que sobre los campos transforma todo en diferentes matices de verde. Vacas, patos, garzas, caballos. Agua. Canales. Un molino.

Deutschland, Deutschland über alles, 
Über alles in der Welt. (...)
Deutsche Frauen, deutsche Treue, 
Deutscher Wein und deutscher Sang. (...)


(Continuará...)  
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario