viernes, 26 de junio de 2015

LISTAS, POETAS Y SUS MALDITAS AUSENCIAS (Y VA POR TI, BLOOM)

Enfilaba sorteando múltiples vericuetos (obstáculos, trincheras, trampas y hasta personas convertidas en objetos) a través del estrecho pasillo que conducía hasta la caja para pagar el libro,  cuando me detuve en seco y la persona que iba justo detrás portando un ejemplar de Cincuenta sombras de Grey chocó contra mí cayendo al suelo su lectura veraniega. Mientras leía el índice del libro y los autores que para Harold Bloom conforman su "canon de la poesía", recorrí horrorizado el camino de vuelta para depositarlo cuidadosamente en el lugar en el que lo había encontrado; «menos mal, casi me engañan», me dije. 

En Poemas y poetas, cuyo subtítulo es El canon de la poesía, el archiconocido e influyente crítico Harold Bloom expone una lista de poetas "esenciales" con el agravante de hacer creer que esa lista es absoluta y sentar cátedra con ella; se echa de menos que el crítico advirtiese muy claramente que el libro es una opinión muy personalísima y excesivamente sesgada y deficiente (esto último no creo que lo afirme) que no debe tenerse en cuenta como teoría... y en dicho caso me hubiese llevado el libro. 

Harold Bloom (1930)
Harold Bloom (Bronx, Nueva York, 1930), es un eminente crítico literario de origen judío que a los cuatro años ya leía poemas en yidish y hebreo literario,  antes incluso que el inglés, que lo aprendió recitando a poetas anglosajones de la talla de Blake, Milton, Shelley o Yeats. Así que criticar al lector voraz que es Harold Bloom es como si se enjuiciase o reprobase a una divinidad todopoderosa, pero en ocasiones sus famosos cánones no dejan de ser opiniones personalistas y hasta perdón por la crítica radicalmente pobres y deficientes. Bloom es un erudito, un estudioso de la literatura, un mastodonte de la crítica literaria... pero anglosajona, y debería ceñirse más a ella en lugar de meterse en charcos desconocidos y en los berenjenales de confeccionar listas tan gravemente incompletas como la que expone en Poemas y poetas. El canon de la poesía (editorial Páginas de Espuma), dicho todo esto con el mayor de los respetos y admiración por su erudición (en literatura anglosajona). 




Que en esa lista se cite como representantes de la poesía en castellano sólo a Octavio Paz y a Pablo Neruda, es una auténtica herejía. ¿En dónde se ha dejado a Valente, Luis Cernuda o Juan Ramón Jiménez? Esto por citar sólo tres ausencias de gran calado de una obra que recoge un total de 56 poetas en los que según observé la mayoría eran anglófonos. Tres franceses incluye Bloom, entre ellos a Baudelaire y Rimbaud (¡menos mal!), pero a ningún alemán, ¡y tampoco al portugués Pessoa! (que sí es cierto incluyó en su famoso Canon occidental). Y una sorpresa que me resultó excesiva es que incluyese a Mark Strand. Se echa en falta a Kavafis y Quevedo. ¡Qué libro sobre poetas tan raro!

Que Harold Bloom es un reputado crítico literario y su erudición está fuera de toda duda, es evidente, pero bien es sabido que las listas las cargas el diablo, y que construir "teoría" sobre ellas resulta de dudosa pedagogía. Yo también poseo mi propia lista, pero sé que es tan personal como intransferible, y así lo hago saber. Esta vez Bloom ha patinado. Que cada cual lo perdone. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario