viernes, 23 de septiembre de 2016

GRECIA: GUÍA DE VIAJE PARA ANTIPOETAS Y SOÑADORES. (MANUAL PARA UN NAUFRAGIO YA PASADO)



Sí, así de largo es el nombre de este poemario, que incluye título, y subtítulo: soy incapaz de bautizar un libro de manera sencilla y breve; me sentiría mal conmigo mismo, o quizá sea un defecto, de forma. Muchos poetas, deduzco que con el mejor de los criterios, los nombran simplemente como Poemas; otros les colocan delante un número: 20 Poemas, añadiendo el infalible criterio numérico; la mayor parte de poetas le da un título de extensión media, que justifique o no el contenido; pero yo suelo otorgarle título y subtítulo, y este ha quedado registrado como Grecia: guía de viaje para antipoetas y soñadores. (Manual para un naufragio ya pasado).

 
Halkida (https://www.facebook.com/dimos.xalkideon/)
El poemario comencé a escribirlo en agosto de 2013, quedando terminado un año después. La mayoría de los poemas los culminé en el mismo viaje a Grecia, más concretamente en Atenas y Halkida; otros los fui puliendo meses más tarde. Un pequeño puñado de ellos nacieron teniendo en mente mi estancia en la Hélade. Al fin y al cabo este poemario no es sino la transcripción de un viaje, escrito a modo de cuaderno de bitácora, y ensamblado con versos y poemas con olor a mar y rocas, en donde nada puede hacerse por un naufragio que ya ha pasado... presagiado... pero que volverá a pasar, porque yo estoy apuntalado a base de ellos: no soy un náufrago; yo soy el naufragio.

El libro ha sido publicado por la editorial cacereña Letras Cascabeleras, siendo  galardonado con el segundo premio convocado en verano de 2015 por la citada editorial, que además es una activa asociación cultural en su ciudad.

Aquí tengo ahora el libro, entre mis manos, por cuyas páginas, poco más de 70, transcurre un viaje, como pasa una vida. Es una edición bonita, coqueta y amanosa (palabra que no reconoce la RAE), con apariencia de breviario. El poemario es delgado, liviano, pequeño... una guía, un manual, de un naufragio que ya ha pasado... y siento envidia del propio libro, y de lo que se describe en sus páginas, como si no hubiese sido yo quien viviese esos versos (náufrago-naufragio y Doppelgänger). Contemplo la portada, y las ilustraciones que ya son parte indisoluble del mismo: bellas acuarelas trazadas por la mano de un pintor cuya nacionalidad no es un país sino los antiguos paisajes helenos, un retratista homérico, que vive y busca la luz para pintar y para vivir: Antonio Martínez Mengual... y  siento envidia y desazón, hasta que me doy cuenta que yo soy protagonista y autor del mismo.

Sounion (http://twanight.org/)
Atrás, lejos ya en el tiempo, quedaron las piedras que le faltan a cada ruina; los pescadores pescando brumas al amanecer; el ouzo pendiendo de las cornisas de las tabernas; los pulpos colgando en la cuerda de tender la ropa; las ruinas de Sounion sostenidas por la luna llena; los lechos de oscuras medusas sobre el claro mar... la caótica e infernal Atenas como mi único paraíso, y el balcón de un hotel en Halkida como el balcón-espejismo tras un naufragio de múltiples ulises, y el regreso imposible a una Ítaca ilocalizable. Y todo esto, cincelado en los versos de un poemario.  

Grecia: guía de viaje para antipoetas y soñadores. 
(Manual para un naufragio ya pasado)


No hay comentarios:

Publicar un comentario